sábado, 12 de agosto de 2017

postales de Puan

Empecé la primera clase de un curso gratuito sobre Rodolfo Walsh en Puan, en la facultad de Filosofía y Letras de la UBA,  abierto a la comunidad en general.
Mi sorpresa fue grande al ver un manojo de mujeres muy ancianas, que orillaban los ochenta, que se llamaban a si mismas "las federicas" porque seguían los cursos del profesor, un tal Federico.

También que opinaban sin preocuparse mucho de la solvencia de sus decires: a título de ejemplo una de ellas, al hablar del genero policial dijo muy suelta de cuerpo (sin darse cuenta que Puan es el palacio del poder de la Concha) que sólo leía autores varones, que escribían mejor que las mujeres. Como si hubiera algo en el género que impidiera a las mujeres escribir bien. No faltó un segundo para que una hermosa chica de veinte le pidiera explicaciones. La vieja solo se mantenía en sus trece: las mujeres no escriben tan bien, no tienen el abanico de temática de los hombres. Yo -que gusto de mediar- le dije a la chica: bueno, son opiniones y pelé Pizarnik, pelé Lispector, para demostrarle que estaba de su lado. 
Ayer comenté esto en el curso que doy yo sobre salud pública en el Gandulfo, hablando de como tenemos ideas que moldean nuestra apreciación sobre la realidad. Y llevándolo al terreno de la clase comenté que las mujeres mayores que yo pensaban que era mejor atenderse con un ginecólogo varón porque "tienen la mano mas suave, las mujeres son brutas". Advertí que ese prejuicio de genero permanece (no hay razón alguna para que las mujeres piensen que otras mujeres son mas brutas, solo -y lo pienso ahora el pánico reprimido homosexual de que una mujer te meta un dedo en la vagina que debe originarse en la represión del amor a la madre, anterior al complejo de edipo-) Las doñas a las que le doy clases siguen teniendo hostilidad de genero . Soy mas feminista en los análisis de la realidad de lo que me creo.
En el curso sobre Walsh leímos la biografía que él mismo escribió para dar cuenta de su vida. (es un ejercicio interesante hacer una autobiografía para contarse, que se cuenta y como). Literariamente es muy bella, pero quería detenerme en un fragmento que me interpela.
No se si se han dado cuenta pero este blog tiene desde su inicio una adaptación libre de una parte de esa autobiografía. Mi blog tiene el siguiente epígrafe: decidí que en todos mis oficios terrestres, el violento oficio de sirena era el que más me convenía.  Me gustó porque ser sirena ¿es un oficio "terrestre"? acaso la sirena en la tierra ya no es "otra cosa", Y si bien la palabra original del texto era "escritor" y no sirena, al hacer el blog yo escribía. Y violento? porque violento? Porque se violenta algo al escribir: en todo caso se violenta el pudor, contando en ficciones,la propia interioridad, los fantasmas, los temores. Se exhibe con el manto de la ficción y aún de la poesía algo muy propio. 


La autobiografía de Walsh es una maquina de decirme cosas. Les comparto el fragmento Y como el yo he sido llevada y traída por los tiempos, y me siento disponible para cualquier aventura.
Y definitivamente creo que tener un blog es un avance laborioso a través de la propia estupidez.






 En 1964 decidí que en todos mis oficios terrestres, el violento oficio de escritor era el que más me convenía. Pero no veo en eso una determinación mística. En realidad, he sido traído y llevado por los tiempos; podría haber sido cualquier cosa, aun ahora hay momentos en que me siento disponible para cualquier aventura, para empezar de nuevo, como tantas veces.
En la hipótesis de seguir escribiendo, lo que más necesito es una cuota generosa de tiempo. Soy lento, he tardado quince años en pasar del mero nacionalismo a la izquierda; lustros en aprender a armar un cuento, a sentir la respiración de un texto; sé que me falta mucho para poder decir instantáneamente lo que quiero, en su forma óptima; pienso que laliteratura es, entre otras cosas, un avance laborioso a través de la propia estupidez.

3 comentarios:

  1. Puán va a ser una fuente inabarcable que va a nutrir este blog, sin dudas ya arrancaste.
    Qué decir de esas señoras ¿federicas? jajajaaj muy bueno! ¿Se prosternaban?

    Walsh siempre con nosotros, hay que tener lo huevos que tuvo para escribir y defender lo que escribía con cuerpo y alma.
    Beso!

    ResponderEliminar
  2. haga su autobiografia, y me la manda. Es una orden,

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta que hagas cosas, que te muevas... Walsh aprendí a quererlo, a mis 40 y pico... Soy lento, mas lento que él...

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...